¿ Qué es el boost ?

Hace ya tres años, en paralelo a la universalización del uso del rodado 29 en el MTB y de los neumáticos de mayor anchura, apareció en el mercado el diseño boost. He aquí sus detalles.

Este nuevo estándar hizo que los ejes de las ruedas pasaran a ser de 110 mm adelante y de 148 mm atrás, lo que se consiguió alejando las pestañas de la mazas entre sí, 10 mm adelante y 6 mm atrás. Como consecuencia de este ensanche de las mazas, debieron desplazar hacia afuera la araña de los platos, para poder mantener la línea de cadena.

Con este nuevo estándar ahora se pueden hacer cuadros con pasos de ruedas más anchos (o sea con mayor distancia entre vainas, tanto adelante como atrás), para montar neumáticos de mayor balón y lograr algo más de rigidez en cuadros rodado 29.

En las mazas traseras esto significó pasar de 142 a 148 mm de anchura, o sea 3 mm por lateral. En las delanteras pasamos de 100 a 110 mm, o sea 5 mm por lado. Los rayos ganan ahora mayor ángulo en su viaje desde la llanta a la maza y eso hace que se gane en rigidez.

Otro detalle positivo es que el sistema permite acortar unos milímetros las vainas inferiores, lo que colabora con la rigidez del tren trasero y con la eficacia del pedaleo. Y por último, no queda afectado el factor Q, o sea la distancia entre los ejes de los pedales.

Entre las “desventajas” del diseño, valga aclarar que este sistema no se puede adaptar a cuadros de 142 y 100 mm y que tanto el cassette como el conjunto platos/palancas son específicos para las medidas boost. Además, en una bici convencional se puede utilizar una horquilla boost, pero deberemos también cambiar la rueda delantera, ya que la maza es más ancha. Y naturalmente, las ruedas con ejes de 100 y 142 no las podremos usar en un cuadro boost.

fuente: Revista BiciClub – Por Rafael Ibáñez / 31.05.2019 / La Bicicleta Youtube

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *