¿Qué sucede al arrancar un coche en frío? Posibles averías y vídeo de cámara térmica

Sales de casa, camino al trabajo y arrancas el coche, que lleva toda la noche parado a temperaturas muy bajas. ¿Te gustaría que te sacasen bruscamente de la cama y te pusieran a correr en una fría mañana invernal? A tu coche tampoco, y menos aún con frío intenso. Evita que tu coche sufra, y déjale entrar en calor antes de iniciar la marcha. Si no lo haces, acelerarás su desgaste mecánico, e incluso puedes provocar averías graves.

¿Qué sucede en tu coche con el frío?

Para empezar, al coche le costará más arrancar, empezando, por el esfuerzo extra que debe hacer toda la parte eléctrica del coche cuando la temperatura exterior es muy baja. Si tu coche es diésel, los calentadores del motor estarán sometidos a un esfuerzo extra. Con un frío muy intenso, no es mala idea dar al contacto dos o tres veces antes de arrancar el motor: los calentadores trabajarán más tiempo y permitirán un correcto inicio de la combustión. Si tu coche es gasolina, arranca directamente.

Una vez tengamos encendido nuestro motor, hemos de saber que el aceite – su sangre, la que le permite funcionar correctamente – se ha vuelto muy viscosa con el frío. Cuando un motor lleva varias horas parado, su aceite baja al cárter en su totalidad, situado en la parte inferior del motor. Lo que tenemos son varios litros de aceite, muy poco líquida, lejos de las partes que más lubricación necesitan. El aceite baña todos los componentes internos del motor, lubricando piezas de metal que se mueven a una enorme velocidad.Deja el motor al ralentí uno o dos minutos, para asegurarte que su lubricación es correcta antes de iniciar la marcha

Con el frío, su capacidad de lubricación es inferior, por lo que si salimos dando zapatillarevolucionando el motor, nada más arrancar el coche, estaremos causando un enorme desgaste al motor durante un breve espacio de tiempo. Esto acorta la vida útil del motor enormemente. Si los pistones y los segmentos no están correctamente lubricados, la fricción de metal contra metal puede ser desastrosa. Lo mismo ocurre con el turbocompresor, lubricado por el mismo aceite del motor. Un motor aguanta mucho sufrimiento, pero acumula desgaste con el tiempo.

Alcanzando la temperatura de servicio

¿Por qué íbamos a querer acortar su vida útil? Debemos dejar que el aceite del motor se caliente brevemente, que bañe adecuadamente todas las piezas del motor. Como mínimo, deberíamos dejar el motor medio minuto al ralentí, ya sea atmosférico o turbo, diésel o gasolina. Con un frío muy intenso, no le van mal uno o dos minutos al ralentí, para entrar en calor. Después ya podemos arrancar, y circular de forma suave durante los primeros minutos, sin someter al motor a una elevada carga. Quiere despertarse poco a poco, igual que tú, hasta alcanzar su temperatura de servicio.Es importante también vigilar el nivel de refrigerante en invierno, para evitar que tu motor se congele

No deberíamos “pisarlo” hasta que el aceite adquiera una temperatura óptima de funcionamiento. Este consejo es aplicable a todas las estaciones del año y es uno de los pilares básicos del buen cuidado de un motor. Lo que no tiene sentido – además de ser contaminante y caro – es dejar el motor encendido durante cinco o diez minutos, calentándose. Se calienta mejor y se desgasta menos conduciendo con suavidad tras uno o dos minutos al ralentí, que dejándolo encendido durante 10 minutos por las mañanas.

Las cámaras térmicas – también llamadas cámaras termográficas – son una fuente de información muy útil en muchas aplicaciones industriales, siendo capaces de plasmar visualmente las diferentes temperaturas de un objeto. Poco a poco, a través de canales de YouTube, van abriéndose camino en el mainstream. El canal Engineering Explained hace tiempo quiso enseñarnos cómo se calienta un motor frío usando una cámara térmica. El proceso de calentamiento es tan fascinante como interesante. Veamos qué ocurre. ¿Qué partes del motor se calientan más rápidamente? El youtuber lo demuestra con su Subaru XV personal

Arrancar un coche en frío en vídeo de cámara térmica

Arrancar Coche Frio Temperatura Aceite Nissan Gt R
https://youtu.be/e1l_v5NbneM

Antes de nada, es necesario hacer un inciso. El youtuber habla de un vídeo previo, en el que habla de los tiempos de calentamiento de un motor. Tras unos 30 segundos al ralentí para que el aceite bañe todos los componentes, emprender la marcha a un ritmo tranquilo es la mejor forma de calentar el propulsor de forma segura. Si nuestro propulsor es turboalimentado o hace un frío extremo, uno o dos minutos no le sentarán mal. Lo malo es tener el motor al ralentí cinco o más minutos, incurriendo en gasto y desgaste excesivo.

Tras arrancar el motor a una temperatura ambiental de -6ºC, vemos cómo ciertas zonas del bloque comienzan a calentarse, y como el anticongelante comienza a fluir hacia la calefacción del vehículo. Con una temperatura exterior tan baja, el ralentí tarda casi cinco minutos en estabilizarse, con el aceite a poco más de 35 grados y el refrigerante aún a menos de 50 grados. Resulta interesante ver cómo el alternador o la batería apenas se calientan; incluso el aire de la admisión es muy frío, a pesar de estar situada sobre el bloque del motor.

En zonas con climas muy fríos es vital escoger una viscosidad adecuada para el aceite. Un aceite 10W-40 – por poner un ejemplo – será capaz de fluir a temperaturas de hasta -30 grados. A no ser que vivamos en el interior de Canadá o al norte de Finlandia, lubricará correctamente los arranques en frío. Cualquier aceite convencional fluye en el rango de temperaturas que tenemos en nuestro país. Al arrancar en frío, os recomendamos como mucho un par de minutos al ralentí en motores turboalimentados y un minuto en motores atmosféricos.

fuente: DIARIOMOTOR / Sergio Álvarez  |  

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *